Si las paredes de tu casa son lo suficientemente altas, la instalación de un falso techo es un elemento que puedes tener muy en cuenta en próximas reformas de tu casa o de una estancia en concreto. Son varias las ventajas y existen de varios tipos. En este artículo te contaremos todo lo necesario sobre los falsos techos.

Gracias a todos los avances que ha habido en los últimos años en arquitectura e interiorismo, se consigue que los dos aspectos fundamentales que son la funcionalidad y el estilo se combinen a la perfección. En la actualidad la gran mayoría de construcciones nos ofrecen todo tipo de soluciones y posibilidades que no solo resolverán la parte práctica de la vivienda, sino que además lo hace de forma integral con distintos elementos estéticos que en conjunto ayudarán a crear una armonía en todos los espacios de nuestros hogares.

A más de uno seguro que nos ha pasado que reformando la casa, estamos ya apunto de finalizar tras semanas o incluso meses de trabajo y seguimos sin ver el resultado que esperábamos. Los acabados no son finos y limpios y las tuberías y cables resaltan por el techo afeando el resultado final que esperabas de superficies lisas e impolutas. La solución para ello es muy sencilla y consistirá en instalar un falso techo que entre otras ventajas que luego veremos te ayudará a ocultar todos esos cables y tuberías que tanto afean la casa.

Antes de entrar en materia y definir para qué sirve un falso techo o ver los distintos falsos techos que encontramos en el mercado vamos con lo primero: ¿Qué es un falso techo? Un falso techo es un tipo de obra, una cubierta que consiste básicamente en una placa de yeso que va unos centímetros por debajo de lo que sería el techo real. El falso tiene varias utilidades que veremos a continuación, pero básicamente nos sirve como aislante térmico, para tener una absorción acústica, para ocultar el cableado, las tuberías de gas o agua, conductos de extracción de aire o cualquier tipo de instalación la cual no queramos que quede a la vista.

¿Para qué sirve un falso techo?

Los falsos techos, también conocidos como techos registrables, se utilizan principalmente en oficinas y locales pero también en viviendas particulares. Nos ofrecen varias utilidades y ventajas relacionadas sobre todo con su capacidad de aislamiento tanto térmico como acústico, pero tiene además otras serie de funciones que veremos a continuación:

  • Absorción acústica: Un falso techo ayudará en gran medida a absorber el ruido y evitar el eco, sobre todo en estancias más grandes. Los falsos techos pueden absorber más o menos ruido. Esto se clasifica en una escala que va desde la A, el falso techo más absorbente, a la D, que sería la que menos ruido absorbe. En porcentajes estaríamos hablando de una absorción de ruido que iría desde el 20% al 100%.
  • Aislamiento térmico: Sin duda una de las principales funcionalidades. Los falsos techos no serían un aislante 100%, pero si que realizarían una función de aislamiento térmico. El falso techo puede hacer de aislante térmico o bien por la composición de sus propios materiales o bien si en el entretecho, (el hueco entre el techo y el falso techo) decidimos añadir aislantes térmicos.
  • Resistencia a la humedad: En estancias como cocinas, baños, vestuarios, donde puede haber una gran cuantía de humedad, nos ayudará a contrarrestar toda esa cantidad de condensación de agua que se pueda acumular ya que los materiales de falso techo son anti-humedad.
  • Resistencia al fuego: Los falsos techos también ayudarán a mejorar la resistencia y prevención de la estancia en caso de que se produzca un incendio. Esto es muy importante sobre todo en estancias donde haya una instalación eléctrica, el falso techo ayuda a tapar dicha instalación eléctrica y la protege.
  • Mejora la estética: Como ya mencionábamos anteriormente, el falso techo también tiene una función decorativa. Esta utilidad es sobre todo importante en casas cuando queremos darle a toque más decorativo a una estancia. Además hoy en día disponemos de cantidad de acabados en diferentes materiales como la madera o el metal o incluso en diferentes colores.  Por ejemplo si decidimos hacer nuestro falso techo de pladur, tendremos la ventaja de realizar su diseño totalmente a medida, pudiendo escoger el color o incluso añadir grabados o dibujos.
  • Mejora la dureza: Los falsos techos, sobre todo aquellos con materiales metálicos forjados también ayudan a mejorar la resistencia en espacios con posibles impactos.
  • Ayuda al ahorro energético: Cuando instalamos un falso techo, estamos reduciendo el espacio de la estancia, de este modo conseguimos calentar o enfriarla en menos tiempo, habiendo un ahorro energético en ese sentido. A este ahorro energético también contribuirán las propiedades de aislamiento térmico del falso techo. La cantidad de energía consumida para calentar la casa también reducirá las emisiones de CO2 que se van a la atmósfera.
  • Permite mejorar la iluminación: Los falsos techos se aprovechan en muchas ocasiones para realizar un cambio en el sistema de iluminación de un espacio o una habitación. Podremos empotrar grupos de halógenos de forma muy sencilla o simplemente esconder todo el cableado sin que tengamos que estropear los techos originales.

Tipos de falsos techo según su colocación

Techos continuos: Este tipo de techos se instalan en dos clases de materiales: yeso laminado y escayola y se asientan sobre una estructura de montantes. Normalmente se emplean pastas y cintas para que las uniones entre placas sean más resistentes y dar un mayor aislamiento.

Son techos que necesitan de un mantenimiento de vez en cuando y son fijos, es decir, no pueden ser desmontados para colocarse de nuevo. Son el tipo de falso techo más habitual en viviendas, ya que el acceso al entretecho por lo general no será necesario.

Techos registrables: Los techos registrables se asientan en una estructura metálica que se ancla al techo verdadero. Su instalación es más sencilla y rápida, va suspendido y encontramos más variedad de material para su instalación. Al contrario que sucedía con los techos continuos, los registrables se pueden montar y desmontar con gran facilidad, llegando incluso a poder desmontarse una sola placa de forma individual si esta ha sido dañada.

Tipos de falsos techo según su material

Falso techo de pladur

Se conocen también como falso techo de cartón yeso y su principal característica es que son muy fáciles de instalar y mantener. Emplean un material que además se usa en paredes o como un aislamiento extra. De hecho también se puede combinar a la hora de aislar con lana de roca para una mayor efectividad a la hora de aislar.

El pladur es un material más económico que el yeso y que resiste mejor al paso del tiempo. Motivo por el cual cada vez más personas y empresas se decanten por este material a la hora de instalar un falso techo.

Falso techo de escayola

Junto con el pladur, la escayola es sin duda uno de los materiales más empleados para cualquier tipo de reforma, especialmente en nuestra casa. La versatilidad a la hora de decorar y su fácil manejo (es muy ligero) hacen que sea otra de las opciones más utilizadas.

En el mercado encontramos una gran variedad de tipos de falso techo de escayola así como infinidad de tipos de moldura y decoraciones.

Falso techo de lamas

Un falso techo también se puede construir a base de lamas. Estas pueden ser o bien lamas de madera, lo que sería un falso techo de madera, lamas de aluminio o de vinilo, siendo estas dos últimas las más comunes.

Es un tipo de falso techo que se emplea más en edificios empresariales o comerciales, ya que los materiales por los que está hecho le dan un estilo más moderno y actual al techo. Aunque también se pueden instalar perfectamente en cualquier casa.

Falso techo de lamas metálicas

Los falsos techos de lamas metálicas son los que mayor versatilidad nos ofrecen. Con él podremos crear diferentes espacios. Además es un tipo de material con infinidad de modelos, formas y colores.

Falso techo de fibra de vidrio

La fibra de vidrio es un material relativamente de uso reciente en los falsos techos. Es uno de los materiales que mejor capacidad de aislamiento sonoro tienen, lo que nos supondrá un ahorro en aislamiento acústico.

Además es un material con mucha versatilidad ya que encontramos varios tipos de fibra de vidrio, cada uno con unas características determinadas.

Falso techo de placas de vinilo

Es el tipo de material para falsos techos que mejor aíslan la humedad y que instalaríamos por ejemplo en un baño o una cocina. Están compuestos por placas de yeso laminado que a su vez vienen revestidas de policloruro de vinilo de color blanco. Es precisamente este material el que tiene la propiedad de crear una fina película que impermeabiliza el falso techo y a su vez facilita su limpieza y mantenimiento.

Por último destacar que los falsos techos de placas de vinilo son una de las opciones más rentables y baratas dentro del mercado.

Falso techo de placas Troldtekt

Las placas de Troldtekt están formadas por un aglomerado de madera mezcladas con tiras de cemento. Es un tipo de material para falsos techos que encontramos más a menudo en casas, ya ofrece protección contra la humedad pero sobre todo es ideal para insonorizar una estancia o una zona de la casa, mejorando de forma notable su acústica.

Conclusiones

Después de ver todos los tipos de falso techo y sus características, ahora te estarás preguntando: ¿Qué tipo de falso techo es mejor? La respuesta es que esto dependerá totalmente de las necesidades de cada vivienda, local u oficina, ya que no todas tienen las mismas características en sus techos.

Si por ejemplo nos centramos tan solo en el aspecto económico y elijamos por ejemplo un techo continuo en placas de escayola, puede que este no sea el más acertado para nuestra estancia.

En caso de tener que acceder de vez en cuando a la zona de tuberías o cableado entonces lo mejor es instalar un techo registrable para facilitar el acceso montando y desmontando de forma sencilla.

En caso de no necesitar acceso y buscar una armonía con el diseño de nuestra casa, nos decantaremos por un falso techo continuo por ejemplo de lamas de aluminio o vinilo.

Por último no debemos olvidarnos de las características principales de los falsos techos como son sus propiedades ignífugas, aislantes de frío y ruido y de anti-humedad que nos dan los materiales.

Teniendo presente todos estos aspectos que hemos ido comentando a lo largo del artículo y dejándote asesorar por un profesional, de seguro encontrarás el falso techo que mejor se adapte a las características de tu casa.