En este artículo vamos a abordar tanto la piscina de obra con todas su características ventajas e inconvenientes como la piscina pre-fabricada. Cada una de ellas explicando con detalle todos sus aspectos.

¿Dispones de una parcela o espacio suficiente como para tener una piscina en casa pero no sabes si elegir una de obra o prefabricada? En este post te vamos a ayudar a escoger la mejor opción en función a lo que estés buscando, presupuesto y necesidades.

Antes que nada nos gustaría destacar que ambas opciones son válidas y que no hay una “mejor” que la otra. Has de saber que vas a encontrar todo tipos de piscina para poder disfrutar de grandes momentos de ocio y relax en tu nueva piscina privada a todo tipo de precios. Después de leer este artículo de seguro que encontrarás una solución a tu medida.

¿Qué es una piscina de obra?

Las piscinas de obra o piscinas de hormigón son aquellas piscinas que se construyen a base de hormigón vaciado, formando unos muros de contención y construidas en el sitio. Es decir, su instalación tiene que ser en la misma localización, a diferencia de las piscinas prefabricadas que ya estarían fabricadas y solo tendrían que trasladarse hasta el lugar donde se vayan a poner..

¿Qué necesitas saber antes de construir una piscina de obra?

Antes de ponerte manos a la obra para construir la piscina, has de tener en cuenta que las piscinas de obra siempre requerirán de obra, como ya bien su nombre indica. y Será necesario hacer una excavación para hacer el hueco donde irá (a no ser que sea una piscina elevada), construir el vaso contenedor y proceder con la instalación y conexiones de todas las infraestructuras y fontanería. A continuación tendrás que instalar el recubrimiento de la piscina y coronarla.

Antes de iniciarte con las obras no debes pasar por alto todos los requisitos legales para su construcción y la obtención de permisos y licencia por parte del ayuntamiento. Dicho pago será de unos 1.000€ aproximadamente.

Las dimensiones y la capacidad (litros por metro cuadrado) en las piscinas de obra van totalmente a gusto del consumidor, es una de sus ventajas. Tu eliges la forma, ideal sobre todo para aprovechar ciertos espacios más atípicos. La única limitación será el sitio que dispongas. Por lo tanto si lo que quieres es una piscina con formas más atípicas o unas dimensiones muy concretas, esta sería la mejor solución.

Los accesorios es otro punto a tener en cuenta. ¿Tienes poco espacio y no puedes poner más que unas escaleras de acero, o por el contrario dispones de espacio para lucirte y construir una escalera romana? Por eso también es importante saber de qué accesorios podemos disponer o no.

Al ser un tipo de piscina que se realiza en el lugar con las dimensiones y especificaciones, son piscinas económicamente más caras que las prefabricadas, que no han sido creadas de manera exclusiva.

Otro punto a tener en cuenta es que el tiempo de instalación de las piscinas de obra es superior a las prefabricadas.

Por lo tanto, si no dispones del dinero o del tiempo suficiente, entonces no es el tipo de piscina que estás buscando.

Materiales y tipos

Las piscinas de obra siempre tendrán más variedad de materiales para elegir, recuerda que es una piscina que se está construyendo exclusivamente como tu has querido y se puede personalizar hasta el más mínimo detalle.

Los materiales más utilizados son el hormigón que puedes revestir, el acero que se instala de forma más rápida y sencilla o la madera, que siempre le dará un toque más rústico y hogareño.

No encontramos tipos de piscinas de obra, ya que están diseñadas y fabricadas totalmente a medida.

Ventajas de las piscinas de obra

  • Forma, tamaño y profundidad totalmente personalizables.
  • Detalles, materiales y acabados a medida que se adaptarán mejor al entorno y tus gustos.
  • Mayor resistencia y durabilidad en el tiempo, al estar construidas en hormigón.
  • Aumenta el valor de tu casa si algún día quieres vender tu casa.

Desventajas de las piscinas de obra

  • Las piscinas de obra requieren más tiempo de construcción que las prefabricadas.
  • Las piscinas de obra resultan económicamente mucho más caras que las prefabricadas.
  • Requieren de un mayor mantenimiento que una piscina prefabricada.

¿Qué es una piscina prefabricada?

Las piscinas prefabricadas son aquellas que no precisan de ningún tipo de obra para su construcción. Ya vienen así de serie y solo se necesita que se instalen. Esto implica un ahorro en tiempo y en dinero.

¿Qué necesitas saber antes de comprar una piscina prefabricada?

El tamaño y el espacio del que dispongas será uno de los principales factores a tener en cuenta a la hora de elegir este tipo de piscinas. Aunque dispongas de poco espacio has de tener muy claro si vas a ocuparlo todo, gastando más o si por el contrario con piscina de dimensiones más pequeñas tendrás suficiente.

El material que veremos más adelante en el artículo será otro punto a tener en cuenta a la hora de elegir tu piscina prefabricada. Cuanta mayor calidad de materiales que elijas más elevará tu presupuesto. Aunque hoy en día la mayoría de este tipo de piscinas garantizan que sus materiales sean lo mas duraderos en el tiempo posible, sin apenas mantenimiento.

Y por último y no por ello menos importante la facilidad de acceso a la piscina. La facilidad de acceso que tenga tu piscina no solo influenciará en el transporte sino en la instalación sobre el terreno. Si por ejemplo el terreno del que dispones no está totalmente plano o tienes un acceso complicado a este, habrá algunos modelos que no te servirán, o quizás tengas que elegir un modelo de menor tamaño.

Materiales y tipos

En cuanto a materiales de fabricación y tipos, encontramos dos grandes grupos: las piscinas de poliéster y fibra y las piscinas de acero y revestimiento de liner.

Piscinas prefabricadas de poliéster y fibra

Las piscinas prefabricadas de poliéster y fibra tienen cada vez más adeptos por varios motivos:

  • Se instalan de forma rápida en menos de una semana.
  • Son más limpias y seguras, ya que están fabricadas en una mezcla de fibra de vidrio altamente resistente y una resina de poliéster especial para piscinas.
  • Son muy fáciles de limpiar, apenas requieren de mantenimiento y se adaptan a cualquier clima.
  • Son muy resistentes. Se fabrican en una sola pieza y sus materiales pueden llegar a resistir hasta movimientos sísmicos sin agrietarse.
  • Su coste tanto de instalación como de la propia piscina es muy económico.